¿A qué edad crece la barba? Expertos en belleza responden

Nuria Fernández
Nuria Fernández

La barba puede tener diferentes significados para los hombres: algunos optan por afeitarse diariamente para mantener un aspecto sin vello facial, mientras que otros prefieren dejarla crecer libremente, renunciando a la navaja. 

Esta diversidad de elecciones puede despertar envidia en aquellos que aún no han experimentado el crecimiento de la barba, quienes a menudo pasan tiempo mirándose en el espejo en busca de signos de su aparición. La presencia o ausencia de barba puede influir en la percepción de uno mismo y en cómo los demás nos perciben. Además, la barba puede ser vista como un símbolo de madurez, virilidad o simplemente como una expresión de estilo personal. 

¿A qué edad crece la barba? 

La barba generalmente empieza a aparecer alrededor de los 15 años, pero algunos la ven antes o después, incluso llegando a los 18 años. 

Seguro que te has preguntado más de una vez, especialmente si estás en la adolescencia y quieres tener esa barba estilo vikingo que ves en series como «Vikingos». O simplemente quieres añadir un toque más personal a tu estilo. Es natural que te fijes en tus compañeros de clase y veas cómo algunos ya lucen bigotes y barbas envidiables, mientras tú aún estás buscando un solo pelo en tu rostro. ¿Por qué ellos y tú no? Bueno, como te decía, no es cuestión de mérito, sino de una mezcla de tres cosas: 

Primero, el tiempo. La aparición de la barba varía mucho de persona a persona, así que paciencia, que el tiempo juegue su papel. 

Segundo, la etnia también influye. Se ha demostrado que diferentes grupos étnicos tienen patrones de crecimiento de barba distintos y tiempos de aparición variados. 

Y tercero, la genética, esa que no podemos controlar pero que juega un papel fundamental. Así como determina cosas como la calvicie o las canas, también influye en la barba. 

La combinación de estos tres factores puede hacer que el crecimiento de la barba sea muy diferente entre personas de la misma edad. 

Hasta qué edad crece la barba 

La edad a la que la barba sigue creciendo puede variar ampliamente de una persona a otra. Es bastante común que el crecimiento continúe hasta los 30 años. Pero prever exactamente cómo se desarrollará en cada caso es muy complicado, ya que está determinado por tres factores principales, como mencionamos antes. La genética juega un papel crucial en este asunto. 

Una forma de obtener una estimación aproximada es observar a tus familiares, especialmente a tu padre. ¿Hasta qué edad crecieron sus barbas? Preguntarles puede brindarte una idea más clara. En última instancia, la genética suele ser un indicador confiable de cómo será el crecimiento de tu propia barba. 

Sin embargo, es importante ser paciente. Como se suele decir, «la esperanza es lo último que se pierde». Además, es prudente desconfiar de los productos milagrosos que prometen un crecimiento extraordinario en cuestión de días o semanas, especialmente aquellos que se encuentran en sitios poco confiables en internet. No solo es arriesgado aplicar sustancias de origen dudoso en la piel, sino que también afecta la reputación de productos legítimos, como aceites y bálsamos, que son realmente efectivos para el cuidado de la barba. 

Cómo hacer crecer la barba: consejos útiles 

Para dar respuesta a esta pregunta nos hemos puesto en contacto con una de las mejores barberías de Madrid. Con su colaboración y conocimientos hemos podido obtener una serie de consejos con los cuales se puede conseguir que la barba crezca más rápido y sobre todo fuerte.  

Aféitate solo lo necesario

Si estás deseando que tu barba crezca sin obstáculos, es hora de aparcar la navaja y armarte de paciencia. Es una verdad bastante evidente: si aspiras a lograr una barba de cierta longitud, el proceso será más rápido si evitas afeitarla o recortarla constantemente. Claro está, el mantenimiento es clave, pero eso lo abordaremos más adelante. 

Otro aspecto a tener en cuenta es el momento en que la paciencia empieza a escasear y consideras deshacerte de esos preciosos vellos que tanto te ha costado conseguir. En esos momentos de duda, es crucial no actuar impulsivamente. Date al menos un día para reflexionar sobre ello, recordando cada semana, cada mes que has dedicado al crecimiento de tu barba. Reflexiona sobre tu compromiso y la inversión de tiempo que has hecho. 

Es cierto que en las etapas iniciales del crecimiento puedes experimentar picazón. Aunque molesta, es importante resistir la tentación de afeitarla. En lugar de ello, aborda el problema desde su raíz. Existen diversos métodos para aliviar la picazón en la barba, siendo el aceite para barba uno de los más populares. Este producto puede considerarse una especie de elixir mágico indispensable en el arsenal de todo hombre barbudo. 

La paciencia y la resistencia son virtudes clave durante este proceso de crecimiento, por más desafiante (y a menudo gratificante) que pueda resultar. La picazón eventualmente cederá. Es posible que experimentes cierto malestar una vez que la barba haya crecido, pero no se compara con las molestias de las primeras semanas. 

No obstante, no temas afeitar la barba en las mejillas y el cuello, especialmente en esta última zona. Descuidar el vello en el cuello puede proyectar una imagen poco profesional. Por ende, es crucial mantenerlo bajo control. No permitas que tu barba se extienda descontroladamente por tu cuello. En su lugar, recorta el vello aproximadamente a un centímetro por encima de la nuez. Esta práctica te ayudará a lucir cuidado mientras permites que tu barba crezca. 

Piensa en la biotina 

La biotina desempeña un papel fundamental en el proceso metabólico de los aminoácidos, la glucosa y los ácidos grasos. Cuando ingerimos alimentos que contienen grasas, proteínas y carbohidratos, la biotina facilita su conversión y utilización para mantener una actividad física óptima. 

Si nos centramos en el crecimiento de la barba, una cuestión relevante para quienes desean dejarla crecer, es comprender cómo la biotina influye en este proceso. En primer lugar, la biotina fortalece la estructura de queratina en el cuerpo. La queratina, una proteína fundamental, constituye la base del cabello, la piel y las uñas, lo que significa que la biotina es esencial para mantener un cabello saludable y voluminoso. 

Además, la biotina contribuye a mejorar la salud de la piel, incluida la piel facial, donde crecerá la barba. También respalda el metabolismo corporal y ayuda a regular los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. 

La falta de biotina puede ocasionar diversos problemas cutáneos, como acné, dermatitis, psoriasis o irritación. De hecho, el deterioro de la salud de la piel es el principal indicador de una deficiencia de biotina. 

La paciencia juega un papel crucial si decides optar por un suplemento de biotina para promover el crecimiento de tu barba. Es posible que al principio no observes resultados inmediatos, pero, nuevamente, todo se resume en tener paciencia y persistencia. 

Disfruta de una buena alimentación 

La dieta juega un papel crucial en varios aspectos de la vida de un hombre, incluida la salud de su barba. Una alimentación balanceada puede contribuir a acelerar el proceso de crecimiento facial y prolongar la fase de crecimiento activo del cabello, conocida como fase anágena. 

Consumir alimentos ricos en vitaminas A, B, C y E es fundamental para mejorar la salud de la barba, así como aquellos que contienen minerales como magnesio, hierro, zinc, selenio y sílice. Es esencial priorizar el consumo de proteínas, ya que son vitales para el crecimiento del vello facial. Entre las mejores fuentes de proteínas se encuentran el pescado, el pollo, los huevos, el salmón, el yogur y el tofu. 

Las frutas y verduras son componentes esenciales de una dieta saludable y también influyen en el crecimiento de la barba. Frutas como manzanas, fresas, albaricoques, plátanos y melocotones pueden acelerar este proceso, al igual que verduras como zanahorias, aguacates, espinacas, lechuga, brócoli, tomates, espárragos y pimientos. Además, se debe considerar el consumo de ácidos grasos monoinsaturados, presentes en alimentos como la leche, los lácteos y el aceite de oliva. 

Duerme bien 

Dormir adecuadamente contribuye al desarrollo óptimo de la barba. Desde una perspectiva científica, durante el sueño, la temperatura del cuerpo disminuye, lo que estimula una mejor circulación sanguínea. Este aumento en la circulación impulsa un crecimiento más rápido y completo del cabello facial. 

Lo recomendable es tener un periodo de sueño continuo de entre 8 y 9 horas, ya que esto no solo beneficia la salud inmunológica, sino que también ayuda a gestionar el estrés de manera más efectiva. 

Haz ejercicio  

Practicar ejercicio de manera constante es otra forma de favorecer tu salud y bienestar general. Mantener una buena salud es importante para muchos aspectos de tu vida, incluido el crecimiento de la barba. 

Entre los diversos beneficios que ofrece el ejercicio, uno de los más significativos es que incrementa los niveles de testosterona en tu cuerpo. La testosterona desempeña un papel crucial en el desarrollo de la barba. Además, el ejercicio contribuye a mejorar la circulación sanguínea, lo cual también favorece el crecimiento del vello facial. 

Actividades como el levantamiento de pesas o las sentadillas pueden ser útiles para aumentar tus niveles de testosterona. Asimismo, correr puede ser beneficioso, aunque los ejercicios de alta intensidad son más efectivos que las corridas de larga distancia. Por ejemplo, un entrenamiento de sprint puede consistir en correr a máxima velocidad durante 20 a 30 segundos, seguido de un período de caminata de 90 segundos. 

Además de sus efectos directos en el crecimiento de la barba, el ejercicio es una excelente manera de reducir el estrés. Varios estudios han demostrado que el estrés excesivo puede ralentizar el crecimiento del cabello. Por lo tanto, incorporar la actividad física regular a tu rutina no solo mejorará tu salud en general, sino que también puede favorecer el desarrollo de una barba más densa y saludable.