Cómo cuidar la piel de la cara y por qué es importante hacerlo

Nuria Fernández
Nuria Fernández

Muchos dicen que el rostro es la carta de presentación de cualquier persona y su aspecto refleja gran parte de quien eres y cuanto te cuidas. Para verte saludable, la piel de tu cara debe verse fresca, tersa y limpia.

Mantener un adecuado cuidado de tu rostro es muy importante, particularmente porque es la zona donde más se reflejan las líneas de expresión y arrugas. Asimismo, suele ser más propensa a sufrir distintas afecciones por su exposición directa a diversos agentes externos.

No todas las pieles son iguales y el primer paso para un cutis lozano y saludable es utilizar los productos adecuados para tu tipo de piel. Además, debes seguir una rutina de limpieza y cuidado que ayude a mantenerla tersa el mayor tiempo posible.

Por tanto, debes conocer la importancia de cuidar la piel de tu rostro así como la forma adecuada de hacerlo y los mejores productos para lograrlo. Para ayudarte en esta tarea, te traigo algunos consejos que te ayudarán a lucir una cara fresca y hermosa por más tiempo.

¿Por qué es importante cuidar la piel del rostro?

La piel es el órgano que rodea todo tu cuerpo y está expuesto directamente a los agentes externos. En el caso particular del rostro, es la parte de la piel más sometida a las condiciones ambientales y también es un poco delgada.

Por tanto, la piel de tu cara es más sensible que otras partes del cuerpo a la acción de los elementos, particularmente del sol. Si haces un adecuado cuidado de tu piel, es posible que el proceso natural de envejecimiento se acelere.

Además, hay diferentes tipos de piel que requieren cuidados distintos a fin de mantener el rostro más terso y ser menos propenso a la aparición de distintas afecciones. Por ejemplo, una piel seca puede mostrarse tirante y áspera.

Cuando presentas una piel grasa, produces una gran cantidad de sebo y por tanto los poros se ven más grandes y el rostro brillante. Es frecuente que sin los cuidados adecuados, la piel grasa tienda a desarrollar distintos tipos de acné.

Otro tipo de piel a la que se debe prestar especial cuidado es a la mixta, en la que unas zonas del rostro son grasas y otras secas. Así que para mantener una buena salud de la piel, debes tratarla con productos formulados para esta situación.

Recuerda que la piel de tu rostro te protege de los agentes externos y es un reflejo tanto de tu salud mental como física. Así, que un buen cuidado de  tu piel facial hará que luzcas una cara radiante, además de hacer más lento el proceso de envejecimiento.

¿Cómo limpiar correctamente la cara?

Para que tu cutis se mantenga terso y con una apariencia sana, es necesario que sigas una rutina básica de belleza. En este sentido, conviene que elijas tus cosméticos con base a tu tipo de piel al igual que los productos para la limpieza y cuidado del rostro.

Una de las cosas que debes hacer diariamente es limpiar tu cara, a fin de eliminar las impurezas que se acumulan durante el día. De esta forma, los poros se encontrarán más despejados y tendrás una menor posibilidad de presentar afecciones e irritaciones en la piel.

A fin de lograr una adecuada limpieza de tu rostro, es recomendable que sigas los siguientes pasos:

1. Desmaquíllate

La limpieza más profunda de la cara, la debes hacer en la noche antes de acostarte para que los distintos tratamientos actúen mejor. El primer paso es eliminar todo el maquillaje de tu rostro y dejarlo totalmente despejado.

Recuerda que no debes dormir con el maquillaje porque tus poros se abren y tendrás mayor posibilidad de presentar puntos negros y acné. Para retirar el maquillaje puedes utilizar un desmaquillante de textura ligera, que no sea muy grasoso o toallitas desmaquillantes.

2. Lava tu rostro

Una vez que has quitado todo el maquillaje, debes lavar tu cara a fin de eliminar la suciedad e impurezas depositadas en tu piel. Asimismo, ayudas a retirar el exceso de grasa y las bacterias que se depositan en el rostro.

Lo mejor es hacerlo con agua tibia para abrir los poros, utilizando un gel o jabón limpiador formulado para tu tipo de piel. Al aplicarlo, haz movimientos circulares por el rostro, enjuaga con abundante agua y luego seca dándote ligeras palmadas con la toalla sin frotarla.

3. Exfolia la piel

La piel se va renovando diariamente, ya que se producen nuevas células que van sustituyendo a las más viejas. Aun cuando estas células muertas se descartan de forma natural, muchas veces quedan depositadas sobre el rostro y pueden ir tapando los poros, llegando a causar irritación.

Por esto, es conveniente que una o dos veces a semana apliques un producto exfoliante para retirar las células muertas y la suciedad más profunda. Aplica el exfoliante sobre frente, nariz y mejillas de forma uniforme, frota suavemente con movimientos circulares y luego retira enjuagando con abundante agua.

4. Aplica el tratamiento antienvejecimiento

Luego de lavar y secar tu rostro o después de la exfoliación, es conveniente utilizar algún tipo de producto para reducir la formación de arrugas. Esto es recomendable para mujeres a partir de los 25 años de edad, cuando la piel empieza a producir menos colágeno.

Hay diversos tipos de tratamientos que van desde serúm, aceites o cremas antienvejecimiento que contienen ingredientes como el retinol o vitamina C. Para aplicarla coloca un poco en frente nariz, barbilla y mejillas para extenderla por el rostro en forma ascendente.

5. Utiliza un hidratante

La piel del rostro requiere una adecuada hidratación, lo cual le ayudará a mantener la tersura y suavidad. Igualmente, se evita la aparición de enrojecimientos causados por la sequedad y ayuda a reducir la aparición de arrugas.

Elige una crema hidratante especial para tu tipo de piel y aplícala sobre el rostro con la punta de los dedos. Es conveniente hacer movimientos circulares y dar pequeños golpecitos a fin de estimular la circulación, deja que penetre por unos minutos y luego puedes maquillarte o ir a la cama.

Los mejores productos para cuidar la piel de la cara

La clave para encontrar los mejores productos para cuidar tu rostro, es que conozcas el tipo de piel que tienes. Una persona con una piel seca no debería utilizar las mismas cremas y tratamientos que una de piel grasa.

Siempre debes tomar en cuenta los ingredientes que contiene el producto y elegir aquellos con mayor cantidad de componentes naturales. Igualmente, revisa que tenga la formulación correcta para el problema que quieres tratar.

Por ejemplo, una buena crema hidratante debe contener ácido hialurónico que hidrata las capas más profundas de la piel. En este sentido, dentro de la gama de cosméticos para el rostro, la línea de Laboratorios Académie está entre las mejores del mercado, por su efectividad, alta calidad y formulación basada principalmente en productos naturales.

Para garantizar un buen aspecto de tu rostro, debes invertir en productos de calidad que han mostrado ser efectivos y que sean hipoalergénicos. De esta forma, lograrás una excelente salud de tu piel y lucirás una cara fresca y lozana.